10 cosas sobre Polonia que nadie nos había contado

Cuando viajamos a un nuevo país, siempre nos documentamos, leemos guías de viaje, blogs de otros viajeros, preguntamos a gente que ha estado allí… Nos informamos, vaya. Pero da lo mismo cuánto te documentes, siempre hay cosas que te van a sorprender.

En Polonia hubo una serie de detalles que nos llamaron la atención, y que os contamos aquí. Algunos son importantes, como para tenerlos en cuenta al elegir el destino. Otros, simplemente te hacen gracia.

Reinke o plaza del mercado de Cracovia

Reinke o plaza del mercado de Cracovia

Las cervezas polacas son enormes

Si vas a un bar, el tamaño mínimo de una cerveza es medio litro. No hay botellas más pequeñas, de 330 ml (que ya son botellines grandes en España) ni, desde luego, de 200 ml. En los supermercados, lo mismo, es imposible encontrar de menos de medio litro. Salvo en el caso de la cerveza sin alcohol, claro, que deben de considerarla un derivado del agua mineral.

Comparativa de tamaños entre cervezas polacas y cervezas españolas

Cervezas polacas y cervezas españolas.

Así que más de una vez pedimos una caña a media mañana, por aquello de apagar la sed, y terminamos medio borrachos por la dosis de alcohol… porque además las cervezas suelen tener más alcohol que en España.

Por supuesto, eso de las bebidas a lo grande va acompañado de comidas a lo grande. Comimos como polacos, y nos trajimos cuatro kilos encima, contra los que aún estamos luchando.

Un tentempié polaco para engañar al hambre

Un tentempié polaco para engañar al hambre

Todo es barato

Eso más o menos lo sabíamos, pero nadie nos había preparado para comer los tres por 6 euros. Vale que un precio tan bajo no es lo más habitual, hay que rebuscar un poquito, pero los precios eran realmente bajos, lo que se agradecía enormemente.

La arena de la playa hace ruido

No tenemos ni idea de cuál es el motivo, pero la arena del mar Báltico chirría cuando andas sobre ella. Es realmente curioso, pero es real y muy evidente. Grabamos un vídeo para que nos creyerais. Si alguien sabe el motivo, le agradeceremos que nos lo explique.

Para más curiosidad playera, el agua apenas sabe salada. Se nota muchísima diferencia con el Mediterráneo, el Cantábrico o el Atlántico. Lo cierto es que, al estar tan terriblemente fría, apenas puedes probar ese agua… Nosotros no vimos a nadie bañándose. Meterte hasta los tobillos ya duele.

Playas de la península de Hel, Polonia

Las playas de la península de Hel, una maravilla helada

Nunca te ofrecen trona

Ni una sola vez nos ofrecieron trona para Éire (que entonces tenía 2 años y 5 meses) en los restaurantes en los que comíamos. Daba igual que tuvieran una trona o siete, daba lo mismo que estuvieras con la niña en las rodillas o tratando de que aguantara el equilibrio encima de cuatro cojines. Las tronas hay que pedirlas, porque nunca te las ofrecen. Imaginamos que es una norma de educación suya, pero claro, a nosotros nos chocaba mucho, porque lo habitual aquí es que te la ofrezcan. Así que nada, si váis a Polonia con niños y necesitáis trona, preguntad siempre.

Los helados son impresionantes

A los polacos les gustan mucho los helados. Nos pusimos hasta arriba, porque son ricos y baratos. Hay heladerías que hacen los helados de forma artesanal y son una maravilla. Suponemos que parte de los kilos que nos trajimos de allá los adquirimos en forma de helados de cucurucho.

Niña comiendo un helado en Cracovia, Polonia

Éire también disfrutó con los helados de Polonia

Adelantar en línea discontinua es de cobardes

En Polonia, si vas circulando más rápido que el coche que tienes delante, le adelantas y punto. Da igual que haya línea continua, que haya una curva sin visibilidad o que venga un coche en el otro carril. Se adelanta y luego ya veremos cómo nos apañamos para no salirnos de la carretera y no chocar frontalmente.
Lo mejor de todo es que hay líneas continuas dobles, para señalar zonas de especial peligro, y no sirven absolutamente de nada:

Adelantamiento en doble línea contínua en Polonia

Un adelantamiento clásicamente polaco. Fotografía tomada por la copiloto de la Furgoteta

No es tan terrible como en Asia o en África, pero nosotros tuvimos que dar varios volantazos para no tragarnos a un coche que no podía esperar ni medio minuto para adelantar en un lugar mejor.

Normas especiales de conducción

Niña de dos años simula conducir una furgoneta

Conducir en Polonia no es un juego de niños

Algunas las llevábamos aprendidas, otras no tanto:

Luces siempre

De día o de noche, hay que llevar las luces cortas encendidas.

Poco alcohol

No sabemos cómo se las apañan, teniendo en cuenta el tamaño de las cervezas, pero solo se admite 0,2 grs/l frente a los 0,5 de España.

Señal de prioridad

Tremendamente práctica, no sabemos por qué no se usan en España. El rombo amarillo con línea blanca indica que tienes prioridad en los siguientes cruces (hasta que aparezca un ceda el paso, un stop o la misma señal pero tachada). Muy útil para no tener que mirar si en la calle adyacente hay un ceda el paso, un stop o nada.

Señal de prioridad y de fin de prioridad

La señal de prioridad, una olvidada en las carreteras españolas

Señal de ciudad

También es útil, pues indica que entramos en una vía urbana (hay que tener en cuenta que no siempre coincide con la señal del nombre del pueblo). Es muy útil también, sobre todo porque siempre te avisan, con la misma señal pero tachada, de que ya has salido del pueblo, lo que no siempre es evidente. Por cierto, en vías urbanas se puede circular a 60 km/h.

Señal de comienzo de vía urbana en Polonia

Señal de comienzo de vía urbana

La gasolina está más barata

No es que te la regalen, pero cuando fuimos nosotros en el diesel había una diferencia de precio medio con España de siete céntimos (1,334 euros el litro en España, 1,268 en Polonia, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia)

“Droga”, “jaja” y “cena” no significan lo que parece

“Droga” significa “camino”, así que si veis un cartel como este, no os penséis que habéis llegado a un puesto de venta de heroína.

Cartel en polaco: droga significa camino

La droga no es el camino… pero es lo que significa

“Jaja” significa “huevos”. Y con esa chorrada uno puede hacer chistes durante un buen rato para amenizar la compra en el supermercado.

Supermercado polaco: Jaja significa huevos

Sin comentarios

“Cena” significa “precio”, así que ya tenemos más punto de partida para hacer bromas si vemos que ponen “cena” en unos cereales de desayuno… o en un esmalte de uñas.

Eso sí, “oferta” significa exactamente lo que parece.

Hay mucho insecto chupasangre

Hay mosquitos normales a mogollón, pero eso no es lo peor (al fin y al cabo, para eso están los repelentes y nosotros somos adictos al Relec). Lo peor es que hay muchos tábanos, esas moscas gordas que te pican de forma muy dolorosa. Frente a ellos no había repelente que sirviera. En las zonas boscosas (especialmente en Bialowieza, donde viven los bisontes) hay momentos en los que el ataque es tan numeroso y violento que no nos quedaba otra que irnos corriendo. En ocasiones la cosa parecía de película de terror, porque una nube de tábanos atacando todos a la vez pueden servir de argumento al propio Alfred Hitchcock.

Un mosquito polaco

Un mosquito polaco. Imaginaos cómo serían los tábanos…

En verano amanece muy muy pronto

Todo el mundo sabe que Polonia está muy al norte y que, por tanto, en verano hay muchas más horas de luz que en otros lugares más al sur. Pero es que no te haces a la idea de la diferencia hasta que lo vives. Si quieres ver amanecer en el monte porque buscas bisontes y es la mejor hora, te tienes que levantar ¡a la 1 de la mañana!

Si con la furgoneta estás durmiendo en un sitio sin sombra, a las 7.30h de la mañana el sol ya te pega como si fuera mediodía, y te cueces. Y aunque Polonia no es excesivamente caluroso, lo cierto es que cuando hace calor en verano, hace calor desde las 7 de la mañana hasta muy tarde, por lo que las famosas “horas centrales del día” con más calor, vienen a ser todo el día y parte de la “noche”.

Amanecer en el bosque de Białowieża, Polonia

En verano, para disfrutar de los primeros rayos del sol solamente hay que alargar un poco la sobremesa de la cena

Y hasta aquí una lista no exhaustiva, ni oficial, ni ordenada ni planificada de cosas que nos fueron llamando la atención de un país que es digno de visitar. Si habéis estado alguna vez Polonia, contadnos vuestras impresiones y aquello que os llamó la atención.

Feliz día a todos.

19 Comentarios

ESCRIBE UN COMENTARIO