10 lugares para furgonetear en Halloween

La Noche de Difuntos o de Todos los Santos, Halloween, Samhain… Llámalo como quieras. Lo cierto es que es una fecha importante para muchas culturas; el fin de las cosechas, la llegada de la oscuridad del invierno y el momento de recordar a los ancestros. Algunos llevan flores a sus muertos para recordarles y honrarles y otros se disfrazan para que los malos espíritus no les reconozcan. Lo cierto es que nos gusta lo misterioso, lo lúgubre e incluso a veces lo terrorífico, por desconocido. Os queremos invitar a pasar esa noche de misterio en algún lugar de nuestra geografía que nos inspira leyenda y por qué no, que nos provoca un poco de tembleque en las rodillas. Aquí os dejamos 10 lugares para furgonetear en Halloween.

Calabazas preparadas para la noche de Halloween

Castillo de la Riba de Santiuste

A unos 20 minutos de Sigüenza, este castillo privado esconde tras sus muros historias de asedios y guerras, pero también leyendas de fantasmas y apariciones y más concretamente uno, el de Manuela, “la dama blanca”. Se dice que Manuela murió en este castillo a manos de su padre, degollada en una bañera y que su espíritu vaga desde entonces por las enormes estancias. Incluso hay quien asegura haberla visto asomada a las almenas del castillo mirando al horizonte. ¿Os atrevéis a dormir cerquita del castillo? ¿Asomaréis de madrugada la nariz a la ventana para verla mirándoos desde lo alto?

Cardona

Uno de nuestros vicios confesables, es que nos encanta ir a desayunar a los paradores nacionales, sobre todo si están emplazados en edificios con Historia, como el de Trujillo, el de León o el de Cuenca. Si además esconden leyendas misteriosas, nos entusiasman. Pero, sinceramente, no sabemos si nos atreveríamos a pasar la noche en la habitación 712 del Parador de Cardona, a 95 km de Barcelona.

Los propios trabajadores del parador prefieren entrar de dos en dos en esta habitación, en la que algunos han visto presencias extrañas, grifos que se abren solos o muebles que se amontonan en el centro de la habitación. Por lo visto, la respuesta a estos extraños acontecimientos hay que buscarla muy atrás en el tiempo, allá por el siglo XI, cuando la joven cristiana Adalés se enamoró de un musulmán y fue condenada por su padre a vivir encerrada en la Torre Minyona donde murió de pena. Y desde entonces, su alma vaga por el castillo.

Parador de Cardona al anochecer

Foto de www.parador.es

Liérganes

Este pueblo cántabro es famoso por muchas cosas, sus montañas, su Eco-Museo Fluviarium y por las aguas de su balneario pero también por la leyenda del Hombre Pez. El relato del siglo XVII dice que Francisco de la Vega Casar se fue un día a nadar al río Miera y desapareció. Todos le daban por muerto hasta que 5 años después un ser acuático con forma humana se apareció a unos pescadores en la Bahía de Cádiz. Cuando fue capturado sorprendió la presencia de escamas en su cuerpo y las uñas muy gastadas. Fue llevado al convento de San Francisco y la única palabra que decía era “Liérganes”. Nadie sabía lo que significaba hasta que un cántabro contó que en su tierra había un pueblo que se llamaba así. Allí se lo llevaron y su madre le reconoció enseguida. Durante 9 años volvió a vivir en su antigua casa pero sin mostrar interés por nada ni nadie, hasta que un día volvió a desaparecer en el mar.

Para dormir en Liérganes tenemos la suerte de contar con su área de autocaravanas que es gratuita y que está al lado de la estación de tren que lleva a Santander.

Belchite

Este pueblo abandonado siempre está en las listas de los lugares más misteriosos de España, aunque en este caso y desgraciadamente la realidad supera a la ficción. Aquí no hay leyenda que valga, se trata de la Historia más amarga y cruda. La Historia de una batalla en la que murieron más de 5.000 personas.

Pero por eso Belchite nos parece una visita obligada, para recordar el horror, para aprender del pasado y que no se repita en el futuro.

Puerta de la antigua iglesia de Belchite

Mengollo

En Quirós, a una hora de Oviedo, está el pueblo de Mengollo. En la primavera de 1854 y tras un duro invierno, el párroco volvió a Mengollo, pero algo pasaba. Todo estaba en silencio, las calles vacías y sus habitantes muertos. Las autoridades investigaron y llegaron a la conclusción de que habían muerto envenenados accidentalmente al preparar los bollos típicos de la Semana Santa con agua contaminada. De Mongollo apenas quedan dos o tres casas en ruinas, pero la leyenda permanece. ¿Os atrevéis a acercaros a Asturias y furgonetear en Halloween en un entorno así?

Batería Militar de O Pieiro

A nosotros nos encanta visitar lugares abandonados, subirnos a los muros a contemplar el paisaje, meternos en casas y fábricas abandonadas. La Batería militar de O Pieiro, muy cerca de Ferrol, la encontramos por casualidad furgoneteando por Galicia. Llegamos allí de noche para dormir y a la mañana siguiente nos encontramos con una gran sorpresa.

Batería militar de O Pieiro en Galicia

Esta base se construyó a finales de los años 20 del siglo XX y aún hoy, que lleva mucho tiempo abandonada, se pueden ver los engranajes para la colocación de armas antiaéreas. Aunque puede ser divertido meterse entre los escombros, escaleras y túneles, ojo, porque las instalaciones están en muy malas condiciones, así que hay que tener mucho cuidado.

Zugarramurdi

¿Quién no ha oido hablar de Zugarramurdi? Brujas, akelarres, cuevas y misterio. La verdad es que los bosques de Navarra son perfectos para pasar una noche de misterio y emoción y en Zugarramurdi además se suma una historia real, la del ajusticiamiento de varios vecinos acusados de ejercer la brujería en lo que se llamó el “Auto de Fe de Logroño”.

Imprescindible si te animas a visitar la zona, acercarte al Museo de las Brujas y descubrir más sobre estas terribles historias.

Un cementerio

Nunca falla. Es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de fantasmas, apariciones misteriosas y ruidos extraños. A nosotros nos encanta visitar cementerios y procuramos hacerlo siempre que podemos. Puedes aprender mucho paseando entre las tumbas y leyendo los epitafios.

En Francia es bastante habitual que las áreas de autocaravanas estén al lado de los cementerios y desde luego son lugares muy tranquilos. Aunque a lo mejor en la noche del 31 de octubre sus moradores nos quieren dar una sorpresa.

Cementerio judío de Praga

El Gasco

Esta pequeña aldea está al final de una carretera de Las Hurdes en Extremadura. El silencio te envuelve en cada callejuela y de vez en cuando ves una cortina que se balancea en alguna ventana.

Por la noche desde la furgo podrás oir a los perros que aúllan y que reciben como respuesta el eco de su propio aullido. Es tierra de leyendas, de luces que brillan sobre las montañas y que saltan de una a otra, de apariciones de niños cerca de los cementerios y hasta de perros fantasma.

Pueblo de El Gasco en Las Hurdes

La Santa Compaña

No se trata de un lugar concreto. A estas almas perdidas te la puedes encontrar en cualquier rincón y vendrán a avisarte de que la muerte anda cerca. Si paseando por el bosque te encuentras a la Santa Compaña, para protegerte, traza un círculo y métete en él, túmbate en el suelo boca abajo o corre en dirección contraria como pollo sin cabeza, porque la cosa se puede poner muy fea.

Bosque tenebroso para furgonetear en Halloween

¿Vosotros os atrevéis a furgonetear en Halloween? Contadnos, contadnos. Os esperamos en Facebook, Instagram y Twitter.

6 Comentarios

ESCRIBE UN COMENTARIO