Allegro. ¿Alguna vez te has preguntado qué hace Papá Noel en verano?

Cuando hace años (ni siquiera Éire estaba en camino) mi amiga Beatriz y yo hablábamos de niños con alguna enfermedad o comentábamos alguna noticia sobre algo que le había pasado a un niño (recuerdo en concreto las imágenes de dos hermanos que agonizaban desnutridos en un poblado de Somalia), ella siempre me decía que veía a esos niños y veía a sus hijas. Y yo, ilusa de mi, creía entender lo que decía. Ahora que tengo a mi hija conmigo, que la abrazo, le doy besos, duermo con ella, (a veces también me enfado), escucho su voz cuando cuenta “uno, tes, cuato, chinco…” o cuando me pide que le haga un masaje en la espalda, es cuando entiendo esa frase. Ahora sí sé lo que es ver a mi hija en esos niños que sufren, que sienten dolor, hambre, abandono… Y me veo a mí como su madre. Una madre que tiene que ver cómo sus chiquitines se mueren sin que ella pueda hacer nada.

Por eso cuando hace unos meses nos llegó un correo anunciándonos la publicación de Allegro  y nos invitaban a la rueda de prensa, no dudamos ni por un momento en asistir para conocer este proyecto. Allegro es la unión de la literatura, la música y la ilustración y nos cuenta la historia de Alejandro, que intenta devolverle la sonrisa a su hermana enferma; para ello no duda en hacer todo lo que está en su mano, incluso escribir a Papá Noel, aunque sea verano.

Los beneficios de la venta de este libro están destinados al proyecto de Musicoterapia de Fundación Porque Viven que tiene como objetivo mejorar la asistencia de los niños que requieren cuidados paliativos pediátricos.

En el acto estuvieron presentes el autor del libro, Alfredo Gómez Cerdá, su ilustrador, Juan Ramón Alonso y Carla Navarro, la musicoterapeuta que le ha puesto música a esta historia tan tierna. Pero La Furgoteta se queda con las declaraciones de Javier Pérez Mínguez, cuyo hijo falleció el año pasado. Este padre nos quiso transmitir un mensaje positivo al considerar la Musicoterapia como muy necesaria, que tiene algo especial. Nos contó cómo consiguieron él y su familia conectar con su hijo a través de la música, creando un vínculo muy especial. Al llevar la Musicoterapia al entorno domiciliario se atienden las necesidades físicas, cognitivas y sobre todo emocionales, no solo del niño sino también de las personas que le rodean, en su casa, en su habitación, con sus juguetes…

Así que hoy, 23 de abril, Día Internacional del Libro, puede ser una muy buena ocasión para regalarle esta historia, tan dulce y simpática a la vez, a alguien especial y de paso, apoyáis una buena causa. Aquí podéis comprarlo.

Que tengáis un feliz día.

ESCRIBE UN COMENTARIO