Camping Palacio de Garaña

Como os comentábamos aquí, el último fin de semana de julio nos fuimos a Asturias y aprovechamos para pasar un par de días con unos amigos en un camping de la costa. Escogimos el camping Palacio de Garaña, entre Ribadesella y Llanes, por tener piscina, actividades para los niños, bungalows y estar cerca de la playa de Guadamía, que nos encanta.
Nuestros amigos se alquilaron un bungalow para ellos y sus dos hijas de 4 y 5 años y no estaba mal. Con su baño, una cocina pequeña pero lo justo para lo que se necesita, una nevera, y una salita con su mesa y sus sillas. Tenía dos dormitorios, uno con cama de matrimonio y otro con unas literas y una cama individual, todas ellas bastante incómodas. La relación calidad precio, desde luego, no es demasiado buena. Sin duda, lo mejor, la terracita en la que intentamos arreglar el mundo.

A nosotros nos asignaron una parcela justo enfrente del bungalow, que para poco se podía usar más que para estacionar la furgo; era tan pequeña, que no se podía sacar el toldo o una silla sin invadir la parcela de tu vecino.
En cuanto a las instalaciones, pues no estaban del todo mal. Los servicios y las duchas estaban relativamente limpios, excepto el habitáculo de la bañera y el cambiador de los bebés. No lo llegamos a utilizar, pero si hubiese tenido que hacerlo, habría lavado previamente la bañera con un estropajo y detergente.
Para poder llegar a la piscina hay que salir del camping y cruzar una carretera estrecha pero bastante concurrida, así que ojo con los niños. La piscina está situada en el recinto del bar y en la misma zona donde se hacen las actividades para los niños. No está mal, rodeada de césped, con hamacas, (muchas de ellas rotas) y con unos baños que no llaman la atención precisamente por su limpieza.
La idea de que haya actividades para los niños es buena y la chica que lo organiza intenta hacerlo lo mejor que puede, aunque supongo que por falta de experiencia, no lo hace demasiado bien. Pero le voy a dar un voto de confianza, yo creo que con el tiempo aprenderá y se meterá a los peques en el bolsillo.
Con todas estas cosas se puede convivir, pero hubo un hecho, que al menos a mi me parece bastante grave y que hace que yo este camping no se lo recomiende a nadie.
El domingo, a eso de las 7 de la mañana llega el típico grupo que ha salido de juerga. Un poco de ruido y cachondeo lo puedes tolerar, pero hay cosas que no se deberían permitir. Golpes en las puertas de los bungalows, gritos y broncas durante más de una hora. Varios fuimos los que salimos de nuestras furgonetas, caravanas y bungalows para llamarles la atención a estos señores ya entrados en años. Por supuesto, recibimos contestaciones de todo tipo. El que haya energúmenos por el mundo, lo tenemos asumido, hay que resignarse y solo te queda la opción de ir a recepción y que tomen cartas en el asunto. Y allá que me voy. La recepción está cerrada, no hay nadie, pero en la puerta hay pegado un cartel con un número de teléfono para avisos. Llamé a ese número de teléfono 7 veces y no recibí respuesta y a día de hoy, esas llamadas no han sido devueltas. En teoría, debería haber un guarda por las noches, o eso nos explicaron más tarde las chicas que estaban en la recepción. ¿Dónde estaba ese guarda?, ¿por qué no respondía a las llamadas?. ¿Y si hubiese sido algo grave?
En resumen, el camping está bien situado y las instalaciones son aceptables. Pero nuestra experiencia nos lleva a que si en otra ocasión vamos a ir por la zona, nos buscaremos otro camping.
Y vosotros, ¿conocéis el Camping Palacio de Garaña?. ¿Habéis tenido alguna mala experiencia en este o en otro camping?

 

2 Comentarios

ESCRIBE UN COMENTARIO