La casa de Heidi en Suiza

¿Qué sonidos son los que oigo yo? Abuelito dime tú, ¿por qué yo en la nube voy? Todos conocemos la letra de esta canción. O por lo menos el ílaralaralaijúúú. No lo neguéis. ¿Quién no ha soñado con tener un perro que se llamase Niebla o una cabra que se llamase Copo de Nieve? ¿Y el columpio?, ¿qué me decís del columpio?

Los que tenemos más de 30 y de 35, crecimos con las historias lacrimógenas de Heidi y sus aventuras por los Alpes. Bien, pues la casa de Heidi existe y está al este de Suiza en el cantón de los Grisones, donde nos encontramos con un paisaje que le deja a uno con la boca abierta. Nosotros lo visitamos en abril y no pudimos llegar hasta la casa que todos recordamos, (una mala guía y falta de información por parte de la persona que atendía el mostrador en aquel momento lo impidieron) pero sí que llegamos a la oficina en la que venden las entradas y donde se puede visitar la casa de invierno y una exposición sobre Johanna Spiry, la autora de la historia. Esta parte del recorrido era de lo mas primaveral, con campos verdes llenos de flores.

El camino es fácil y cómodo así que con los peques se puede hacer perfectamente. Y ya que estamos, pues cantamos un poco y nos metemos en el papel.

La entrada cuesta unos 8 euros y podréis visitar la casita, con la cocina, las habitaciones y hasta la letrina. Frente a la casa hay una pequeña granja con sus gallinas y cabras. En el edificio en el que se cogen las entradas está la tienda en la que encontraréis un montón de recuerdos de Suiza y de la pequeña Heidi y si queréis enviar una postal, tienen una oficina de correos con un matasellos propio.

La casa de verano de Heidi, la que todos recordamos, está un poco más arriba y el camino es un poco más complicado. Pero por lo que hemos podido leer en otros blogs, el esfuerzo merece la pena.

Así que si vais a Suiza y podéis subir a la casita, no olvidéis pasaros por aquí y contárnoslo.

¡Feliz semana!

ESCRIBE UN COMENTARIO