Escápate de la rutina con estos tres planes furgoneteros

¿Cuántas veces has llegado a casa del trabajo cansado, desmotivado e incluso un poco enfadado? ¿Cómo has conseguido salir de ese estado un tanto autodestructivo que no te deja despejar la cabeza? ¿Viendo la tele, tomando una copa con los amigos, metiéndote directamente en la cama para dejar el tiempo pasar? Hoy te voy contar tres planes rápidos que solo tú, que tienes una furgoneta, puedes poner en práctica. Y es que a veces, la improvisación nos da la vida.

¡Vamos allá!

Móntate un pic-nic

Vete a buscar a los peques al cole y en vez de volver a casa como si te persiguiera una manada del ñúes., aléjate un poco de la ciudad y busca un lugar agradable para marcarte un pic-nic. Si sigues nuestros consejillos, en la furgo ya llevarás todo lo necesario para que no tengas ni que pasar por el súper (a nos ser que tengas un capricho tipo helado de chocolate).

Si los niños salen a las 14.00 horas, comeréis tranquilamente y pasaréis la tarde jugando, paseando y pasándolo en grande. Y si salen a media tarde, pues el pic-nic se convierte en una merienda cena. Podréis esperar a ver salir las estrellas. Y da igual que sea un martes. Es tu tarde para tu familia o para tu churri o para tu perro. No hay nada más. Es tu momento.

Noche sorpresa

Si necesitas algo más de tiempo, alarga ese pic-nic o sal directamente del trabajo para irte a dormir a un lugar que te relaje. Nada como sentarte en el escalón de tu furgoneta con noche cerrada y no escuchar más que algún búho o las hojas de los árboles al moverse con el viento. ¿Verdad que te apetece?

Puedes ser precavido y llevar ropa de repuesto para plantarte de doblete al día siguiente en la oficinia o repetir ropa. Un día es un día y tus compañeros alucinarán de que tengas una sonrisa de oreja a oreja un jueves.

Aléjate

Cuando salgas del curro coge la furgo y conduce unos cuantos kilómetros. Busca una carretera que te de paz y calma en la que no haya mucho tráfico. Quizá una que te lleve a un mirador o a unos acantilados. Bájate, mira al horizonte y respira. Ahora todo tendrá otro color y tu corazón ya no irá a mil.

Quizá te apetezca sentarte a leer un rato o solamente mirar al cielo. Cuando entres por la puerta de tu casa lo harás de otra manera, relajado y consciente de que tú tienes las riendas y de que tu tiempo es tuyo.

Furgo lista para la acción

Ya ves que estos tres planes que te traigo no son complicados, ni requieren tener mucho tiempo y dinero. Para nada. De hecho, solo te hace falta tener una furgoneta… y tenerla siempre lista para salir. Así, el día que necesites tomarte un respiro, solo tienes que coger tu furgo y tomar aire.

¿Qué pasa, que no tienes la furgo siempre lista para salir?

Pues esa es la primera cosa que tienes que aprender a hacer. La furgoneta tiene que estar siempre preparada, siempre con lo más básico para poder pasar un par de noches fuera.

Si aún no tienes eso dominado, déjame que te eche un cable: sigue este enlace y descárgate nuestra guía gratuita para furgoneteros. En ella te explicamos cómo aprovecar al máximo todos los rincones de tu furgo. Es un primer paso para tener tu furgo lista para disfrutar en cualquier momento.

Quiero saber cómo organizar mi furgo.

Anímate, tener una furgo es solo el primer paso para escapar de la rutina. Tenerla siempre preparada es el segundo paso 😉

ESCRIBE UN COMENTARIO